Es comprensible que cuando abordamos una iniciativa de transformación digital nos centremos en la tecnología, los casos prácticos y los datos. Sin embargo, para captar todo el valor y desarrollar una solución sostenible, debe prestarse la misma atención a los procesos, la organización y la gestión del cambio, garantizando así la supervivencia a largo plazo de estas iniciativas.

La digitalización o el avance de la analítica y la toma de decisiones en la organización capacita a la cadena de suministro para madurar más allá de los escenarios más tradicionales de personas trabajando a través de archivos de Excel intensivos, complejos y propensos a errores. No obstante, esto no significa que se pongan en marcha módulos de IA totalmente autosuficientes y que permitan la automatización de principio a fin del proceso de toma de decisiones. En lugar de eso, estas iniciativas de uso intensivo de datos requieren una gobernanza clara, experiencia en la materia y un plan integral sobre cómo la organización planea maximizar el potencial de valor.

Preguntas clave que hay que plantearse:

  • ¿Cómo puedo utilizar el historial de recursos relacionados con un caso práctico para maximizar el valor y la satisfacción para la organización?
  • ¿Está la organización preparada para este cambio? Si no lo está, ¿cuál es la mejor manera de comunicar el estado futuro y eliminar los obstáculos para su aceptación?
  • ¿Quién va a garantizar que las entradas, las limitaciones y las hipótesis de la herramienta digital se mantienen actualizadas?
  • ¿Cómo se socializarán y aplicarán los resultados de la herramienta/ app dentro de la organización
  • ¿Dónde residirá el equipo encargado de la herramienta/ app desde el punto de vista organizativo?
  • ¿Disponemos de la experiencia necesaria para hacernos cargo de esta capacidad?
  • Si actualmente no tenemos la experiencia, ¿cómo vamos a construirla? ¿O es mejor aprovechar los servicios gestionados?

El número de casos prácticos de digitalización de la cadena de suministro aumenta cada día. Una de las principales diferencias entre los que consiguen dejar atrás el Excel y los que tienen dificultades es el grado de preparación de la organización para madurar junto con el avance de las herramientas a su disposición.

Beneficios

Retorno maximizado

Garantiza que las inversiones en herramientas y apps se realicen rápidamente

Transición fluida

Minimiza las interrupciones de los procesos actuales

Supervivencia

Garantiza que la capacidad no se pierda con los cambios de liderazgo o experiencia

Cultura mejorada

Crear una cultura de mejora continua para seguir desarrollando la madurez de la organización